Forzadas a masturbarse el clítoris

6636

Dos chicas jóvenes abiertas de piernas y con sus coños a la vista. Un hombre entra en esecena con dos consoladores y vibradores que empieza a meter en sus delicados coños. Ellas empiezan a correrse del gusto en cuanto se los enchufan dentro de sus vaginas, tiemblan del placer que les proporciona esos aparatos sin vida pero que tan bien se mueven en sus coños.

Dejar respuesta